Esta carta fue escrita para alguien especial

He decidido escribirte porque ya no se nada de ti. Quizás la muerte toque mi puerta hoy o mañana, pero dejo escrito aquello que siento por ti. Eres mi único y verdadero amor. Escribiera con el líquido transparente que brota de mis ojos, pero en esta ocasión me siento frente a la computadora para decirte que te amo y que te extraño.

Yo se que tú me mentías al decir que te ibas para España, pero no importa. Yo te lo dije y lo volveré a decir: aquí te esperare el tiempo que sea necesario, 10 ó 30 años. Nunca se dio nuestro encuentro en la capital. Todo lo que te expresé las pocas veces que hablamos por mensajes de textos y los mensajes enviados a través de Messenger, era cierto.

Bueno, tú sabes que nos conocimos usando las nuevas tecnologías, pero doy fe de que a veces te vuelves adicto a ella por tan sólo pensar que del otro lado estará esperándote esa persona, tú, que hablas poco y quizás no me quieras. No importa porque me siento como un mendigo, no de dinero; sino de amor. Es muy poco lo que pido, sólo tú amor.

Cada día entre las sabanas frías de mi cama recuerdo las pocas frases que expresaste hacia mí, recuerdo la canción “Kilómetros”, de la extinta agrupación Sin Bandera, que me dedicaste. Cientos de kilómetros de llanto es lo que tengo. Tus mensajes eran como el agua, tus palabras como el pan, pero tu silencio eran puñaladas que desgarraban mi alma poco a poco. Se siente algo similar al desinflar una bomba. Es como perder alguna parte del cuerpo. Eres el motivo de mi vida.

Mientras hago cada cosa pienso en ti y me pregunto: ¿Le gustará? Tú ya no escribes. Debe ser que perdiste fuerzas en tus brazos o tu memoria me borró de ella, es decir, fui como un virus informático y  decidiste formatear tu disco duro para desaparecer nuestro propio virus: el amor que estaba siendo desarrollado desde hace un año.

Hoy estás, pero no estás. Mañana te vas y tal vez no regresarás. En un futuro yo te esperaré, como el perro que aguarda por su amo. Pero tú no llegarás. Nuestra historia es diferente. Tú trato hacia mí fue único, no lo olvidaré.

Yo sé que somos jóvenes y como siempre lo decías “todo con calma”. ¿Qué esperabas de mí? que hiciera un viaje expreso hasta la capital y cuando llegara me dijeras “no podemos vernos hoy”. Cuántas veces no hablamos de nuestro encuentro, ese que jamás llegó. Ahora te escribo para demostrarte lo importante que eres y serás para mí.

La corta historia que vivimos la contaré con lágrimas en los ojos, porque yo sí me enamoré, aunque nunca te conocí en persona, sólo te observé a través de esa foto que subiste al programa donde escribíamos los mensajes. Tus palabras fueron la carnada que el pez del amor degustó con felicidad.

¿Tú qué piensas ahora, que ya no estoy contigo? Para ti tuve que ser lo peor. Tu indiferencia, lo lejos que vivíamos y las diez palabras que a veces lograbas escribirme, quizás cuando el mosquito que habita tu conciencia te picaba para transmitirte lo que expresarías, fueron incrementando el amor que sentía por ti.

Creo que el amor de ti hacia mí no existió. Yo fui uno más de tu gran lista Cyber Espacial. Que difícil es vivir sin ti. Eras como un caramelo que endulza el paladar y como esas películas de comedia que alegran nuestra tristeza.

Te agradezco tu presencia, tu apoyo y tus palabras. Hoy te enteras de que a pesar de tu desprecio, para mí eres la otra mitad de mí, pero creo que somos dos imanes que por más cerca que deseemos estar, el campo magnético nos repele, dejando constancia de que jamás volverás a mi lado. Yo no dejo de pensar en ti. Cada minuto pienso en ti. En el autobús te recuerdo siempre, en la universidad sigo pensando en ti. Cuando desayuno, cuando almuerzo y cuando ceno lo primero que me viene a la mente eres tú.

Cuando decido llegar a mi cama después de asearme y meterme entre las sabanas, continúo pensando en ti. Tus palabras llegan a mí como flechazos, cometas y estrellas fugaces. Sí, como estrellas fugaces, fue nuestra historia o mejor dicho parecía un cometa, surgía cada dos meses.

Tú más que nadie sabias cuanto tiempo me costó limpiar ese terreno, ararlo, abonarlo, regarlo con mis lágrimas y esperar que se diera la cosecha, pero sembré tanto amor que no nació. Mis amigos me decían que eso no importa, claro a ellos no, pero a mi sí. Yo quería construir nuestro hogar, es decir, convertirnos en albañiles y escultores de una historia de amor verdadera donde la comprensión, la amistad, la fidelidad, el compañerismo, la unión y el respeto, fueran las piezas principales. De esto siempre hablamos ¿lo recuerdas?

¿Seré fastidioso?, pero tu silencio es peor, ¿seré llorón?, pero tu alegría mi mayor satisfacción. Ya se que no volverás. Espero que estas palabras te recuerden que yo existí en un momento, que yo si te amé, que yo sí quería conocerte, que yo deseaba ser tu compañero de por vida y convertirme en tu amor.

Me despido con mucha tristeza. Ahora soy un mendigo de tu amor. Cuando veas a una persona en la calle pidiendo dinero, dale, porque ahí estaré yo. Espero que no te olvides de mí. No importa que no me escribas cartas, no importa que tus dedos no marquen mi número de teléfono en el celular del puesto de llamada, pero si quiero que recuerdes que aquí siempre estaré, esperándote para retomar la historia que dejaste sin escribir y que iba por la mitad. Aquí la guardo para seguir escribiéndola y ayudarte, porque era de los dos, no de uno. Recuerda algo: no volveré a enamorarme, para esperarte. Una pregunta invade mi cabeza ¿Tú me quieres?

Esto es para alguien que me regaló amor y ya no está. Aprendí a quererte sin saber si tú lo harías conmigo. Ya no estás a mí lado, pero igual te quiero y tardaré mucho tiempo en olvidarte, algo que para ti es muy fácil.

Me despido y espero encontrarnos en ese lugar de descanso para donde vamos después de morir.

2 pensamientos en “Esta carta fue escrita para alguien especial

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s