En Ciudad Bolívar escucharon y rieron con las confesiones de La Madre

Actuación: Mayra Requena (La Madre).

Dirección: Luis Lizardi.

Obra escrita por: Darío Fo.

Producción: Fundación de las artes escénicas Tierra Nuestra.

Dos velas junto a una cruz colgada en una pared, el confesionario y dos cojines en el suelo, son parte de la escenografía que usó Requena interpretando el monólogo La Madre, que se presentó al público de Ciudad Bolívar el pasado sábado 23 de marzo en la Casa de la Cultura Carlos Raúl Villanueva.

El reloj digital indicaba la 7:10 pm y se escuchaba como música de fondo un rap. Tres minutos más tarde aparece en escena una mujer vestida con falda larga, una blusa de color blanco, una cartera de color negro, sus brazos cubiertos con muchas pulseras, su frente XXX de color rojo y grandes zarcillos.

Ella huye de la policía y llega a una iglesia donde encuentra refugio por unos minutos. Pero que luego el cura informará a quienes la persiguen de su presencia allí.

La Madre es comunista, marxista… igual que su esposo, pero su hijo no siguió sus pasos. Una mujer chistosa, soñadora, trabajadora, luchadora para ofrecerle una vida mejor a su hijo, se iba a buscarlo a las marchas estudiantiles o conciertos, le daba consejos, su esposo no le ayudaba en las tareas de la casa, la mantenía a su lado fingiendo asma cuando ella le decía que lo dejaría. Recordó los nueves meses de embarazo.

Fue presa en varias ocasiones y la policía le buscaba porque su hijo y su esposo la denunciaron por abandono de hogar. Llega escondiéndose a una iglesia católica y allí encuentra el confesionario que lo convierte como su guarida. Para distraer al Padre le dice que se va a confesar porque no lo hace desde hace 20 años. Comienza a contarle todo lo que ha sido su vida los últimos años.

Quería ser rapera, luego bruja leyendo las cartas, los caracoles, el tabaco y el artículo 233 de la Constitución, pero terminó como gitana. Su hijo se convirtió en mormón. Su esposo convivía con otra mujer. Ella siguió huyendo de los policías. A las 8:02 pm finalizó.

Mi opinión

Éste monólogo es cómico y dramático. Los asistentes que fueron muchos entre hombres, mujeres y niños comezaron a reírse a carcajadas cuando La Madre dijo la frase: “los ovarios en las pestañas”. Hubo temas adaptados a la realidad que viven los venezolanos como la escasez de producto y el sobreprecio. Llega un momento donde ella habla algo de su sexualidad que no es apto para menores de 14 años. También canta y baila. Es una obra muy completa y con excelente interpretación de Mayra Requena (es una de mis actrices favoritas que tenemos en Ciudad Bolívar). A ella y el equipo que hicieron de ese montaje un momento diferente en una ciudad con poca actividad cultural, mis felicitaciones y espero continúen más actividades como estas donde hubo bastante público y eso lo aplaudo. Ellos también fueron parte de la obra cuando La Madre se acercó hacia cuatro de ellos (dos hombres y dos mujeres) ella haciendo las veces de bruja. Bailó flamenco con un niño y luego con un hombre. Me gustó eso de involucrar al público.

El monólogo La Madre se presentó para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y del Teatro.

¿Qué nos enseña? Amar, evitar la violencia, vivir la vida sin tantas complicaciones, apoyarnos los unos a los otros, respetar las diferencias, la unión y que debemos reír.

La Madre 2013-03-23 19.20.51 2013-03-23 19.23.28 2013-03-23 19.23.37 El Matrimonio El Esposo El Hijo Leyendo carta La Bruja

Mayra Requena (La Madre)

Mayra Requena (La Madre)

2013-03-23 19.53.44

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s