Ciudad Bolívar tuvo su primer cine llamado La Francia

Pedro Cascante

María, residente de Ciudad Bolívar va con sus hijos Carlos y Petra los fines de semana para Puerto Ordaz. Su propósito es disfrutar de una película, pues, en la ciudad, no hay salas de cines. De manera que, en el trayecto hacia esa localidad les cuenta a los jóvenes presentes que existieron varios cines-teatros, tanto en barrios y urbanizaciones.

De ahí que, los habitantes de Ciudad Bolívar y la información que publicaba El Luchador sobre la cartelera cinematográfica mostraban los siguientes nombres como salas de cines: La Francia, Espectador, El Nuevo Cine, Olimpia, Venecia, Apolo, América, Gómez, Royal, Orinoco, Bolívar, Río, Mundial, Iris, Lido, Plaza, Piar, Guayana, Caribe, Imperial, Rivoli, Roxy y Autocine Angostura.

Pasear por la ciudad y observar grandes estructuras que antes fueron construidas para divertir a los angostureños con la mayor creación del hombre: el cine, hoy siguen estables, pero sin cumplir su propósito de proyectar películas. Las edificaciones ahora son establecimientos comerciales, bingos, institutos universitarios o simplemente ruinas.

Los primeros cines de la ciudad fueron La Francia y América. Mientras que, el Teatro Imperial (1999) y el autocine Angostura (2002) se encargaron de pasar los últimos créditos de las películas, limpiar los asientos, apagar las luces y cerrar las puertas para no volverlas abrir jamás.

Debido a esto, en el Teatro Imperial las personas hicieron grandes colas para ver Los Locos Addams, El Rey León I, Titanic y otras películas. Igualmente, en el año 2002 fueron exhibidas las últimas películas en el Autocine Angostura como: La Era del Hielo I y Mujer Fatal.

Cine La Francia

El uso de mecheros o lámparas a gas dejaron de funcionar en el año 1910 con la llegada de la electricidad en Angostura (hoy día reconocida como Ciudad Bolívar) pero, sería tres años más tarde cuando nacería la primera sala de cine (conocido como teatros-cinematógrafos, teatro-cinemas o cine-teatros) su nombre era La Francia.

El 20 de diciembre de 1913 se inaugura el cine La Francia. En el diario El Luchador en su número 2.531 con fecha 18 de marzo de 1914, se puede leer en su sección “Crónica General”, la invitación que realizaba el cine La Francia para que asistieran a la exhibición de dos películas. La primera titulada Corazón de Mujer y, la segunda, Sueño de Poeta. La hora de la función era a las 8 pm.

En la misma sección del periódico, pero el 27 de marzo de 1914 se notificaba con el título Cine La Francia lo siguiente: Mañana se exhibirá la famosa película tomada del natural, en el Vaticano La muerte de León XIII y la Consagración de Pio X en la cual puede uno sin pasar el charco (Atlántico) admirar las suntuosidades del fabuloso Palacio de los Papas y la esplendidez de sus ceremonias.

Mejoras para el America

La edición de El Luchadorfechada martes 31 de julio de 1923, señala que los cines América, Royal y Gómez tenían nuevos propietarios: los señores Stevenson y Cia. Se explica la ampliación y reformar para el cine América que le cambiarían sus asientos y el techo, colocarían ventiladores, pavimentarían los corredores y pisos.

Así, los ajustes en el America permitirían que el escenario estuviera en buenas condiciones para la ópera, opereta, zarzuela, bailarines y otros artistas. De ésta forma, se alternaba con el cinematógrafo. Por otro lado, se afirma que los señores Stevenson y Cia tenían conexión directa con fábricas en Europa (España, Francia e Italia) y Estados Unidos.

Series, noticieros y comiquitas

Por su parte, el cine mudo ocupó un lugar importante entre el público angostureño, ejemplo de esto es el aviso que emitía la siguiente declaración: Estreno simultáneo en los cines: Mundial 7:15 pm, America 9:15 pm y Royal 8:15 pm, Charles Chaplin El Dictador. La entrada más cara era preferencial 4 bolívares y para niños o galería costaba 1,12 bolívares.

Vale decir que las películas mexicanas eran las más proyectadas. Entre ellas se destacan las cómicas de Viruta y Capulina, Cantinflas, además, los musicales de Pedro Infante, Jorge Negrete y Luís Aguilar. Les gustaban mucho al cinefilo angostureño. Pero, La Tongolele fue la estrella del cine mexicano que enamoró a más de uno con el movimiento de caderas.

También, se proyectaron películas como: El Haragán de la Familia (1940), comedia argentina; Lo Que El Viento Se Llevo (1939); Santo Contra la Hija de Frankenstein (1971); El Americano Feo; Mata Hari (1931); Amor Desnudo; Alas de GloriaTemporal y Aurora. Series entre las que se destacan: Estudiantil Nº 2 y Guerra en los Planetas (1966). Y el noticiero cinematográfico Movietone News (1920).

El sábado 4 de enero de 1941, se exhibió en el cine Mundial a las 5:45 pm la comiquita en colores llamada Pinocho (1940), una creación de Walt Disney. Los fines de semana eran para proyectar dibujos animados y se mantuvo así por mucho tiempo.

¿Por qué se llamaba cine-teatro?

La pantalla donde se proyectaba la película estaba ahí, además, contaba con un espacio para presentar agrupaciones musicales o espectáculos teatrales. Por ejemplo: En el cine Mundial el miércoles 8 de enero de 1941, se presentó León Alfonso Pino, el trovador de la múltiple expresión y realizó un recital poético. Por otra parte, En el America se estreno el hipnotista, profesor Vergohcini y después del evento tocaría una orquesta.

Anecdotario

Preguntar por los cines qué existían en la ciudad, trae recuerdos sobre aquellas travesuras hechas por las personas que hoy en día son de la tercera edad o adulto mayor. Con nostalgia se acuerdan de aquellos tiempos donde llegaron a tener diferentes salas de cine-teatro, como eran llamados. Estos tenían localidades distribuidas en general, preferencial, patio y galería.

Cuentan los habitantes de La Sabanita, que se reunían todas las tardes para ir a ver una película al cine Guayana, pero gratis trepados en el techo de la sala. Como iban con sus novias, un grupo de ellos a mitad de función lanzaban piedras para que los encargados salieran a perseguirlos y así dejar a sus amigos solos.

Muchos se acuerdan de las películas “picantes” que transmitían los cines. Al hablar de eso su cara se llena de emoción, pues recuerdan esos momentos que vivieron al ver mujeres que mostraban sus encantos sin ninguna limitación. Algunos jóvenes de la época mentían o cambiaban la voz para que los dejaran pasar a la función censura “D”.

También, se acuerdan del desastre que se hacia en plena proyección de la película porque algunos pegaban chicle al resto, lanzaban cotufas o caramelos. Mientras otros, aseguran que disfrutaban las películas del autocine Angostura desde los árboles.

Una marca de cigarro que existía en 1934, tenía como promoción para sus consumidores la entrega de cupones para disfrutar de funciones en los cines America y Royal. El punto de canje era una bodega ubicada en el barrio Guzmán Blanco (hoy Perro Seco).

En el periódico se podía leer frases como: “De punta en blanco para ir a divertirse” y “aparte sus localidades con tiempo”. Muchos aseguran que la clase más influyente de la época iba al cine Río y Mundial.

También, se podía leer un cartel que decía: “Empresa de Espectáculos Públicos de Ciudad Bolívar, agente para el estado Bolívar de las superproducciones Universal Pictures Corporation”. Esto deja evidente la importancia que tenía el cine en la región.

Cuentan que La Tongolele, visitó la ciudad para deleitar al público que frecuentaba el cine Plaza, pero la seguridad no era buena y se armo una reyerta por ella. Relatan que al parecer intentaron violarla. En el periódico de la época no hay noticia sobre el hecho.

El cine al comienzo fue considerado una amenaza moral. Por eso, asegura un habitante de la ciudad que estos lugares tenían como regla: El ingreso primero de las mujeres y luego de los hombres con la intención de evitar alboroto. También, fueron considerados como espacio de reunión, pues los residentes iban a pasar un rato agradable.

Causas del cierre

Se dice que el motivo del declive de las salas de cines en Ciudad Bolívar, tuvo su origen en los gastos que se debía cancelar por: Impuestos municipales y nacionales, propaganda, alquiler, compra de películas a las casas productoras del exterior, remuneración a empleados, electricidad y precio de los avisos en los periódicos.

Para otros, esa no fue la causa. Sino un desinterés por parte de los habitantes quienes ya no iban con la misma frecuencia a disfrutar de una película en el cine, como era costumbre. Aseguran que tampoco fue por el costo de las entradas, porque las mismas eran económicas.

Algunos propietarios de los cines aseguran que la decadencia de éstos fue como una “maldición”, porque desaparecieron poco a poco hasta no quedar ninguno. Las fallas eléctricas tampoco eran el principal motivo, pues no había apagones como ocurren en los actuales momentos.

Personas que conocían a la familia propietaria del Teatro Imperial, aseguran que ellos veían más rentable convertir esas instalaciones en locales comerciales (dividiéndolos en varias secciones) o simplemente vendiendo todo el recinto.

La causa que cobra más fuerza es el surgimiento de nuevas tecnologías como el Video Home System (VHS) y los clubes de videos, donde se podían alquilar películas. Estos comenzaron hacerle la competencia a los cines. Ahora se podía ver en la comodidad del hogar y hasta primero que en ellos.

Periódico amigo del cine

En la actualidad los periódicos locales no cuentan con las secciones dedicadas al cine. Antes en El Luchador había espacios dedicados a lo que hoy se conoce como el séptimo arte. “Revista de Espectáculos”, “Cartelera Cinematográfica” y “Crónica General”, eran sus secciones. Invitaban a ver la cinta y realizaban una reseña de lo que trataba.

“Esta noche comienza la temporada de funciones populares y a precios sumamente rebajados en los cines: America y Royal, con la horripilante y sensacional superproducción de la Paramount, titulada El Hombre y El Monstruo, la película de los mil horrores y de las más espeluznantes escenas”. El Luchador, 1934.

Para 1972 la cartelera cinematográfica que aparecía en el diario El Luchador mostrabalaexistencia del autocine Angostura, los cines: Bolívar, Plaza, Río, Caribe y Teatro Imperial. Las horas para proyectar películas eran 7:15 y 9:15 de la noche. En diciembre de 1975 se incorpora a la lista el Rivoli y el 1 de junio de 1977 Roxy.

Actualidad

Algunos jóvenes de esta época no han disfrutado ver película en una sala de cine. Ya sea por no tener dinero para trasladarse hasta ciudades cercanas y observar alguna cinta o la facilidad de comprar películas “piratas”.

Existen muestras de cine que van a las comunidades como el programa: “Cine de Calle” de la alcaldía de Heres. Ellos utilizan un teatro móvil que tiene audio y un proyector para exhibir la película que anuncian por el periódico el sector o lugar donde harán la proyección. La muestra es gratis y a los niños le regalan cotufas.

La otra alternativa es el Cinemasoto que funciona en la sede del Museo de Arte Moderno Jesús Soto donde exhiben películas de todos los géneros, venezolanas y extranjeras. No es una sala de cine comercial donde se ve la película más reciente, pero han ido cambiando un poco y proyectando cintas así para atraer más público. Jueves y sábado son los días de las funciones entre 5 pm y 7 pm. Se paga una donación de 10 o 8 bolívares.

En Ciudad Bolívar, esperan que algún momento vuelvan esos días donde todos se encontraban en el cine. El único propósito era pasar un tiempo de diversión con amigos y, ¿por qué no? con novios y novias.

Hay personas que no creen en el surgir de las salas de cines en la ciudad y apoyan más a la creación de espacios para el teatro, porque aseguran que la construcción de los primeros genera muchos gastos.

Las salas de cines ofrecen ver una película sentado en la comodidad de una butaca, con aire acondicionado, muchas personas alrededor y como protagonista una gran pantalla. Las imágenes proyectadas son tan grandes que te hace un actor más y puedes reír, llorar, gritar o salir corriendo, porque piensas que te persiguen. Esto lo esperan habitantes de esta Ciudad Bolívar, quienes merecen volver a disfrutar del séptimo arte.

Un Bioskop en Angostura

Se dice que en Ciudad Bolívar la primera vez que se proyecto una película ocurrió usando un Bioskop (empleaba una película transparente perforada). La exhibición se hizo a orillas del río Orinoco. El aparato fue traído por un empresario de apellido Whiteman.

Otra versión dice que la primera función se realizó el 30 de noviembre de 1900 en el hotel Bolívar propiedad de Guillermo Eugenio Monch, en la calle Orinoco. Se proyectó El Baile de la Serpiente y Destrucción del Vapor de Guerra Maine.

Tres días después fue la segunda función y observaron una corrida de toros y cantó Julia Acosta. El 10 de diciembre fue la última proyección en el teatro Bolívar.

Fechas y lugares importantes

Enrique Zimmerman fundó El Nuevo Cine el 20 de agosto de 1922 luego paso a manos de Miguel Delgado. Su ubicación se dice que posiblemente estuvo en la esquina donde luego estuvo el cine Bolívar.

También se habla del cine Gómez que estaba en la zona de los morichales. El cine Royal surge en 1930 en la calle Guzmán Blanco era propiedad de Ortiz y Cia. El cine Mundial era de Manuelito Requesens y estaba en la calle Bolívar.

En la calle Concordia estaba el Olimpia. En 1913 el cine Venecia inauguró con tres funciones diarias. El 29 de junio de 1950 inicio el cine Plaza ubicado frente a la plaza San Antonio del paseo Moreno de Mendoza.

Ubicado en el sector Perro Seco

Cine Apolo

Otra de las salas de cine estaba localizada en la calle Central de Las Moreas, ahí funcionaba el cine Apolo. Tenía dos precios la locación dependiendo si era de cemento y la otra de cojines. Al parecer sus ultimas funciones fueron en entre los años 1976 y 1978. Desde las 7 pm hasta las 11pm había exhibición de películas.

Calle Central Las Mores, Ciudad Bolívar

Bonos para ver series en el Cine Mundial

En el libro Entorno de una existencia (1999), de Camilo Perfetti, se puede leer la siguiente información del Cine Mundial:

“(…) Jugaba boliche, con el cual ganaba la suficiente cantidad para pagar el bono que servía de entrada a las series del Cine Mundial, cuyo valor era de un bolívar con doce y medio céntimos por tres noches a la semana, sábado, lunes y martes (…) Después supe que los doce y medio céntimos del bono eran para pagar el Impuesto Municipal ”. (P.20).

El libro titulado: Lucila Palacios, tiempo y siembra, de Milagros Mata Gil. Ediciones Alsur. (1997) dice que entre los años 1900 y 1930 o década de los 20:

(…)Había, pues, en la ciudad, un gran auge del automovilismo, un movimiento de centro urbano moderno que además tenía otras maneras de manifestarse: además del Teatro Bolívar (inaugurado en 1883), estaban el Cine Mundial y el Nuevo Cine. (p. 47-48).

Los cines y Soto

“Y un día de recreo, “nos íbamos llevando por delante a un señor que desde hacía bastantes días se la pasaba pintando la casa del Congreso de Angostura…” Jesús Soto era el nombre de ese señor que pintaba el Congreso de Angostura… “El hacía eso ahí en las mañanas, porque en las tardes é4 hacía los letreros en los cartelones de los cines `América’, `Mundial’ y ‘Royal’”. (p. 4, Fragmentos: “Memorias de un niño Latinoamericano”. Libro ganador de la Bienal Literatura Lucila Palacios, Mención Narrativa. Prologo: Efrain Inaudy Bolivar. Novela con el título: “Al Otro lado del Río”. Prof. Exio Saldivia.)

“Pero un día de tanto pintar carteles, hasta 50 en una hora, de los cines Royal, América y Mundial, a alguien, aparte de sí mismo, se le ocurrió que debía ser pintor de verdad y le puso como único requisito una beca”, (Infancia de Jesús Soto, maestro del arte óptico universal, Américo Fernández, Jueves, 02 Junio 2016 00:00, Correo del Caroní).

21 pensamientos en “Ciudad Bolívar tuvo su primer cine llamado La Francia

  1. Muy interesante el contenido de este blog, exhorto a quienes tuvieron esta idea a continuar proyectando nuestra cultura, por lo pronto considerenme entre los aficionados al mismo. Los felicito por haber tenido esta gran idea.

  2. muy interesante esta información, me gustaría saber si tienes fotos del antiguo mirador angostura, ya quer estoy coleccionando el pasado de la ciudad como bolivarense que soy y enamorado de mi ciudad, gracias

  3. exelente trabajo por la identidad bolivarense… pero faltaron fotos de: EL CARIBE FRENTE al seguro, EL APOLO en las moreas, EL ROYAL en perro seco… entre otros

  4. buenas quiero saber una informacion sobre los cines que existieron en puerto ordaz
    san felix y upata en que año se inauguraron el primer cine y en que año cerraron cada cine es decir en que año empezo el primer cine cuantos fueron inaugurados y y en que año cerraron cada uno y que peliculas proyectaron en cada cine

    • Buen día, cuando realizaba la investigación halle algunos nombres de cines en Puerto Ordaz y creo que los anote, buscaré y le escribo. Pero de Upata no tengo.

      • buenas como hago para tener informacion sobre los cines de san felix y puerto ordaz en que periodico busco sobre este tema que es dificil de conseguir quiero escribir sobre los cines de ciudad guayana gracias

  5. ME AGRADO VER EL COMENTARIO DE LOS CINES DE CIUDAD BOLIVAR, ME CONTO MI PADRE MUCHAS ANECDOTAS EN LAS FUNCIONES DEL CINE MUNDIAL DE LA CALLE BOLIVAR, TENGO ENTENDIDO QUE ESE CINE FUE PROPIEDAD DE MI ABUELO MANUEL REQUESENS. ESE CINE QUEDABA CERCA DEL QUIOSCO DE CARLITOS HERNANDEZ, FAMOSO POR SUS MERENGADAS, TODDYS Y PERROS CALIENTES, GRACIAS POR ESA PRESENTACION.

  6. lo que consigue un en internet, al lado derecho del cine royal queda el negocio de mi tio armando rojas! conocido por muchos en perro seco!! saludos a mis paisanos de bolivar desde la loca capital de caracas!

  7. Quieron agradecerle a quienes dejan sus comentarios y aquellos que leen. Espero que alguien puede colaborar agregando más datos o mostrando fotos de aquellos lugares. Éxito para todos.

  8. Hola amigo, lo felicito por tan excelente trabajo de investigacion, le pido prestado su articulo para republicarlo en facebook bajo su autoria en una pagina llamada LA NUEVA CIUDAD BOLIVAR, en donde busco reavivar el amor por nuestra hermosa ciudad, mantener viva nuestra memoria, nuestra historia, anecdotas, registros fotograficos, etc. Gracias inmensas por compartir todo este material en su blog.

    Dios lo bendiga…

    Carlos Acevedo.

    • Buenos días amigo Cascante. Muy bueno e instructivo este artículo que da a conocer una parte de la historia de Ciudad Bolívar que casi nadie se ocupa de documentar. Sería muy bueno siguieras con esta línea de investigación y puedas presentarla en algún congreso de historia regional. El 21 de abril se va a celebrar el I Congreso de Historia del Eje Suroriental en la UCAB-GUAYANA. Si estás interesado en participar, te invito a ponerte en contacto con la prof. Juanita Buchholz por el correo: jbuchholz39@gmail.com o el 0424-9374151. Un abrazo y sigue adelante con esta labor.
      Reinaldo Rincón

      • Hola, Reinaldo, muchas gracias por su comentario. Cuando escriba algo más relacionado con los cines espero pueda leerlo y dar su opinión. Gracias por la información de la actividad en Puerto Ordaz.

  9. Muy bonito y placentero para mi leer este artículo de Pedro, conocí el lugar donde estaban cada uno de esos cines, sin embargo el más visitado fue El Plaza las razones la cercanía a la Casa de mis Padres,( la Av. Casacoima), y la otra razón que no estaba autorizado a ir más lejos. El Plaza como sector popular era frecuentado por los jóvenes de esa época, a departir sanamente leyendo los periódicos del kiosco que estaba en el lugar, debo mencionar que esa lectura era compartida entre varios y generalmente quien lo compraba con ese bello gesto de solidaridad espontaneo nos permitía su lectura. Allí hablábamos y discutíamos sobre el béisbol y había una afición por las carreras de caballos estimulada fundamentalmente por los remate de caballos y sin duda por la manera prodigiosa de narrar las carreras por Ali Kan (Virgilio Decan). Paisano en El Plaza convergían gente de diferentes estratos sociales y siempre había un tema de interés de mucha importancia o algunas veces muy superficial pero jocoso y agradable de escucharlo. En una de las esquina de El Plaza estuvo la Escuela J.M. Agosto Mendez parte de mi primaria la realice allí, la Directora la eternamente recordada y querida Maestra María Morales y desde luego extraordinarios maestros y maestras, la Escuela fue mudada posteriormente a varios sitios que desconozco. Hay mucho que escribir y lamento que mi memoria no sea tan fértil como para recordar y mencionar a personas muy apreciadas en esa época. Salí de mi amada Ciudad Bolívar en Noviembre de 1965, siempre le visito y añoro.

  10. Excelente esta crónica sobre nuestra Ciudad Bolívar en el contexto de los cines, es un recorrido emotivo al pasado a través de las salas de proyección; es una buena fuente de documentación. Ostosidades.

  11. Me gustó mucho este blog, interesante, histórico y agradable, yo disfruté de muchas peliculas en ellos. Pero no vi la historia del Cine Bolívar, allí estuve cuando vino Antonio Aguilar y sus caballos. HERMOSO ESPECTACULO. Gracias por esos recuerdos. Una lágrima peregrina dejé caer en el remanso de los recuerdos.

  12. Que recuerdos me dio mucha nostalgia, pero quiero corregir lo del cine apolo, yo vivia al lado donde esta ese porton negro, esa era mi casa hasta el 2006, el cine cerro sus puertas en el año de 1985, mis hermanos me hablaron mucho de ese cine, pero en general fue agradable ver un pedacito de cd bolivar y conocer sus antecedentes, me gusto mucho.

  13. Gracias por revivir nuestra parte del pasado.. Al hablar de cines, yo recuerdo las peliculas que pasaban en la escuela Bolivar y en el asilo San Vicente (las monijtas los fines de semana unicamente)….la entrada costaba Bs. 1…En la escuela Bolivar (San Isidro) vi mi primera pelicula…una de Zapata, y luego muchas de Tarzan con las monjitas del asilo…En los 70’s era una verdadera velada ir al cine Rio que majestuosa sala, si no habia mucho dinero entonces al cine Caribe para ver Capulina. Con todo mi corazon, si volviera a nacer, pediria que todo fuera tal como fue cuando creci, En Ciudad Bolivar en la epoca de los 60’s y 70’s.

  14. Excelente relato del pasado de Ciudad Bolívar, me encanta mucho este artículo porque me hizo recordar cuando, por ausencia del parrillero de la moto de mi amigo Jymmi Ramos, lo tuve que acompañar a repartir los rollos de películas en los cines que hacían simultáneas en una moto Yamaha 125. Aquello era de película, pues debíamos tomar el rollo tan pronto lo rebobinaban y salir a cien por horas para entregarlo en el próximo teatro. En esa oportunidad se trataban de los cines Royal en la entrada a Perro Seco y Plaza ubicado en el sector PLaza en la Av. Moreno de Mendoza.

  15. Gracias por tenerme presente en sus contactos, aunque lejano de mi tierra natal, mi corazón y sentimientos para mi gran Ciudad son eternos. Considero que estos relatos me encantan, los cuales les hago llegar a mis hijas, nietos y bisnietos, saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s